Ir al contenido principal
Una docena de consejos para compartir la cama a 39°C -y que reine la paz-

Las altas temperaturas actúan como antídoto de la lujuria y el sueño reparador. Aportamos 12 ideas para sobrevivir hasta que amanezca.

¡Con este calor quizá no sea el mejor momento para dormir abrazados!

  Al amor y al sexo siempre se le han atribuido propiedades calóricas. Cuando estamos interesados en conocer a alguien debemos, primero, romper el hielo; luego nos calentamos porque nuestro objeto de deseo nos hace subir la temperatura o nos derrite, para acabar en una hoguera de pasiones. Dicho esto pareciera que las relaciones afectivas requiriesen de un medio, cuanto menos templado, para arraigar y cobrar fuerza; pero cuando los termómetros alcanzan temperaturas demasiado elevadas, la libido ejecuta un movimiento proporcionalmente inverso.


  Para muchos, los deberes conyugales no solo incluyen el sexo sino también el requisito de compartir cama en la riqueza y en la pobreza, en la salud y en la enfermedad. En invierno -en otras latitudes-, con 0ºC y ganas de arrimarse a cualquiera; y en verano, con 40ºC y la sensación de que te han puesto una plancha ardiendo cuando alguien te pone la mano encima.

  Consejo 1. Disponer de una cama de sobra por lo que pueda pasar: visitas, peleas a muerte con la determinación de marcharse en cuanto amanezca y no volver jamás, o noches infernales en las que el calor nos hace añorar los tiempos de soledad, en medio de la cama y con los brazos y piernas en aspas.

  Consejo 2. Divorcio temporal por razones meteorológicas. Pasarse la noche en vela por motivos sexuales vale la pena, pero hacerlo por cuestiones climatológicas resulta ridículo en pleno siglo XXI. Si usted dispone de aire acondicionado y de dinero para pagar la factura a fin de mes –lo que implica tener un trabajo remunerado– y de una pareja que no solo comparte su misma sensibilidad al frío-calor, sino idénticas teorías respecto a la conveniencia de dormir con el frio artificial: ¡Felicitaciones! Puede dejar de leer este artículo y pasar a algo más productivo. Si, por el contrario, está dentro del 95% de la población restante, siga leyendo. Es probable que la ola de calor cree entorno a usted una bomba a punto de estallar. Si ese es su caso, continúe leyendo y tal vez haya una pequeña posibilidad de que dormir con este clima no cercene, de una vez por todas, su vida afectiva.

  Consejo 3. Tener una cama Queen size. Los lechos han crecido en los últimos tiempos, pero si usted cree en el amor para siempre y sueña con envejecer junto a su ser querido, lo mejor es optar por una cama amplia o, si la habitación lo permite, ir con toda por una King size. Nada impide que la pareja se comunique por whatsaap y pacten un encuentro en algún punto de la cama. Y siempre existe la ventaja de que, si no se quiere ver al otro o hace demasiado calor para dormir abrazados, con apagar el celular y hacerse el gringo todo queda resuelto.

  Consejo 4. Invertir en un colchón de matrimonio con resortes independientes es otra gran idea porque si nuestra pareja tiene el baile de San Vito y acostumbra a moverse mucho de noche, sus sacudidas no nos despertarán. Es más, ni siquiera las notaremos. Además del colchón, no está de más exigir la declaración de independencia también para las sábanas, los edredones o lo que uno tenga por costumbre echarse encima para dormir en este calor, aunque nada impide que se siga compartiendo la sábana bajera. Esta idea, que se practica ya en el resto del mundo, acaba con las discusiones entre frioleros y calurosos, ya que cada uno elige lo que pone en su lado de la cama, además de las batallas campales por hacerse con el poder y conquistar el edredón o la colcha.

  Consejos 5 y 6. Prefiera camas bajas y primeros pisos. El aire caliente tiende a subir, por lo que las camas bajas o sobre el suelo, como los tatamis japoneses, son siempre más frescas que las altas. De la misma forma que, si la vivienda tiene dos pisos, la opción menos caliente es la planta baja.

  Consejo 7. Prepare la habitación para la noche. La gran mayoría de la gente desconoce un fenómeno físico bastante simple. Si abrimos una ventana, por ella entrará lo que hay fuera. Si hace frío vendrá el frío y lo mismo ocurre con el calor. Por eso si estamos en proceso de cocción a mediodía, en agosto, la mejor idea no es abrir la ventana. Nuestras madres y abuelas conocían el arte de mantener fresca una casa en verano: ventilar por la mañana y al caer el sol, mantener la vivienda oscura, crear corrientes de aire con ventilación cruzada Tradición que se ha perdido con el ventilador y el aire acondicionado, y que convendría retomar para ahorrar energía. ¿Saben los arquitectos diseñadores de qué hablamos?

  Consejo 8. Generar corrientes en la casa que lleven aire a la habitación para después extraerlo por la parte más alta. La opción de dormir con la ventana abierta no siempre es segura y, además, implica que habrá más ruido y que la claridad puede hacernos madrugar más de lo deseado. Los poco partidarios de dormir con aire acondicionado, para no amanecer con la garganta afectada, pueden probar a darle al on una hora antes de irse a la cama para encontrar la alcoba fresca. El truco está en poder conciliar el sueño; el cansancio y el descenso de la temperatura corporal al dormir harán todo lo demás. Una buena opción para el ventilador es ponerlo en el techo y disfrutar de esa suave brisa que evita que nos desintegremos. Pero si esto no es posible, antes que dirigirlo a la cara, es mejor hacerlo a los pies o a la pared, y así evitaremos tragarnos el polvo, inapreciable a los ojos pero no a nuestras mucosas. Para no re-circular viento caliente en el dormitorio, no está de más poner una hielera llena entre el ventilador y los ventilados y, así, simular una cierta brisa antártica, refrescante y tranquilizadora. Comunidades ancestrales ponían una cortina húmeda o una gran olla de barro llena de agua en las ventanas. Cuando la cosa está que arde, siempre queda el recurso de meter las sábanas en la nevera, dentro de una bolsa de plástico, y ponerlas justo antes de acostarse para que el ecosistema polar se active y sea como acostarse sobre la nieve.

  Consejo 9. El no muy conocido recurso médico para bajar fiebres incontrolables: darse una ducha con agua fría antes de acostarse, (agréguele cepillado de dientes y lavado de cabello) y prender el ventilador apuntando al cuerpo en el momento del secado: funciona. Incluso la ducha es una inestimable opción y, con gran cuidado para no resbalar y rompernos el espinazo, donde se pueden emular las imposibles posturas coitales que salen en las películas de Hollywood.

  Consejo 10. Limitar las calorías y el alcohol en las noches. Cenar copiosamente y con un aperitivo es como echar leña a la chimenea y asegurarse una noche caliente.

  Consejo 11. Acostarse en la cama, por supuesto desnudo, sobre una toalla mojada o llevar placas de hielo -de esas que se utilizan en las neveras portátiles- y ponerlas junto a la almohada para percibir el halo de frescor que desprenden.

  Consejo 12. Sexo en la modalidad más rápida y menos melindrosa. Paradójicamente las noches calientes son las que nos dejan más fríos, ya que por norma general a los hombres el calor los pone insoportables y a las mujeres las vuelve indolentes y pusilánimes. Aun así, el sexo más allá de los 40°C es posible, solo que éste debe adoptar la modalidad más rápida y menos melindrosa, hay que buscar las posturas que requieran el menor contacto corporal.

Carlos Alberto Muñoz C.

En Climatización Natural como en muchas cosas de la vida, la Teoría y la Práctica, en Teoría, son Iguales; pero, en la Práctica, son diferentes...

(312) 742-3239 
Cali, Colombia

Comentarios

Entradas populares de este blog

Informe Estudio Casa Bourquer-Perez
Ingeniería Bioclimática es una empresa que presta servicios de consultoría en materia de climatización natural, eficiencia energética y energías renovables, en esta línea, puede ejecutar o intervenir obras de arquitectura, ingeniería y otras actividades con técnicas afines. Apoya la investigación y el desarrollo experimental en el campo de las ciencias naturales y la ingeniería, siempre desde una visión ambiental. Reflexiona a partir de la Ingeniería Industrial y Bioclimática -IIB-, tiene en cuenta la localización y el uso para el cual fue diseñada y pensada la edificación. Considera prioritario el conocimiento de su materialidad, su geometría, la incidencia del clima local, su entorno, los vientos, el sol o la orientación de la edificación a tratar. Sustancialmente busca la mejor relación posible entre ser humano, edificación y medio ambiente.
Sus estudios e intervenciones están dirigidos a edificaciones que presentan padecimientos o molestias a sus …

Intervenciones y Tratamientos Bioclimáticos

ESTUDIO DE CASO 1Localización: calle 30 carrera 2. Lat. N 3° 27'; Long. Oe 76° 31'; Santiago de CaliTipo de Edificación: industrial liviana.Situación: la empresa necesitaba ampliar el área de producción y oficinas, se decidió el traslado a una bodega ubicada en una zona industrial. Sin embargo la preocupación inicial al evaluar el local fue el tema de las altas temperaturas, escasa iluminación, la necesidad de un re-diseño de planta, además de una ausencia de ventilación marcada y un foco de contaminación atmosférico por material particulado en el aire y proveniente de bodega vecina. Misión y objetivos: así las cosas se emprendió la tarea integral. Arquitectura e Ingeniería Industrial debían re-diseñar la distribución de planta y oficinas sobre el borrador y con base en las necesidades de los propietarios. La división de Ingeniería Bioclimática se encargó de la ventilación natural, de la extracción de aire caliente, el control de temperaturas y la filtración del aire contaminad…

Ficha Técnica de Nuestro Extractor Solar de Aire Caliente, Aplicación de la Energía Solar Térmica

Funcionamiento y Características Generales El extractor solarincrementa la succión de aire caliente gracias a la acción de una fuente limpia y ecológica de energía renovable: la Energía Solar. Es el resultado de más de 5 años de Investigación y Desarrollo. Se ajusta a cualquier tipo de cubierta y, -para mayor fluidez aerodinámica- coincide en dimensiones lineales y pendiente con la teja claraboya, permitiendo, a la vez, la entrada de luz. No consume energía eléctrica, libre de mantenimiento, funciona de día y de noche. Dimensiones y peso: 600 X 700 X 700 mm y 6 Kg.
Resultados: han sido instalados con éxito en instituciones educativas, industrias panificadoras, laboratorios, fábricas, viviendas, sobre hornos para reciclar papel, restaurantes, bodegas, piscinas olímpicas cubiertas, fábricas de alimentos, etc.